Los empleados del hospital estatal y de la prisión deben vacunarse o someterse a pruebas semanales de COVID según la nueva política

By: - August 12, 2021 6:30 am

Photo courtesy of Commonwealth Media Services

*Esta historia fue actualizada a las 4:55 pm y las 5:16 pm 8/10/21 con información adicional

El gobernador Tom Wolf ha ordenado a miles de enfermeras, guardias de prisiones y otros miembros del personal en instalaciones estatales que se vacunen o se sometan semanalmente a la prueba de COVID-19.

La política se produce en medio del aumento de casos de COVID en todo el país de la variante delta del COVID-19, que los expertos en salud dicen que es más contagiosa que la cepa original del virus.

“Queremos recompensar a aquellos que ya se han vacunado y alentar a aquellos que aún no han decidido vacunarse, a que se vacunen”, dijo Wolf durante una conferencia de prensa el martes, y agregó: “Sé el escudo que necesitamos que seas para que la vacuna de Pensilvania sea segura.”

Wolf también hizo un anuncio por separado de que todos los empleados estatales que han sido vacunados obtendrán un día de trabajo remunerado.

Wolf dijo que el día libre se basó en una política para los empleados de su empresa familiar de gabinetes que le donaron a United Way.

El número de nuevas personas vacunadas está disminuyendo, según datos estatales. Aproximadamente tres de cada cinco residentes de Pensilvania están completamente vacunados a partir del martes.

La variante puede representar un mayor riesgo para las cepas no vacunadas que las cepas anteriores, según los Centros Federales de Control y Prevención de Enfermedades, lo que aumenta el impulso de los responsables políticos para aumentar las tasas de vacunación.

En total, 25.000 trabajadores estatales en hospitales estatales, prisiones, hogares para veteranos y centros para discapacitados se verán afectados por la orden.

A partir de septiembre. 7, si los trabajadores en estas instalaciones  y no se vacunan, deben tomar pruebas semanales para el virus. Las pruebas serán sin costo para el empleado y en su mayoría se llevarán a cabo en el local, dijo la administración.

John Berezansky, un enfermero de salud pública del estado y miembro del sindicato SEIU( Por sus siglas en ingles= El Sindicato del Cuidado de Salud.) Health Care, dijo en un comunicado que era “imperativo” que los trabajadores de la salud como él desempeñen un papel en el lanzamiento de vacunas al público y sus colegas.

La declaración no abordó específicamente la política de Wolf, y afirmó que sus esfuerzos deben centrarse en fomentar la inoculación a través de “información honesta y transparente sobre el COVID y la eficacia de la vacuna.”

Nuestro objetivo como profesionales de la salud de la unión es proporcionar un camino claro para garantizar que todos estén informados, seguros y protegidos”, dijo Berezansky.

La administración también anunció que solo contratará a personas vacunadas para empleos abiertos en estas instalaciones a partir de la misma fecha.

La orden podría tener un impacto notable en las prisiones estatales, donde más de tres de cada cuatro de los casi 16.000 empleados de prisiones del estado no han sido vacunados, según datos estatales.

La política fue una buena noticia para los defensores de las prisiones, algunos de los cuales han estado pidiendo pruebas regulares en la cárcel durante el año pasado.

“Creo que esta política puede ayudar mucho a proteger a todos, a las personas encarceladas, al personal penitenciario y a la comunidad en general”, dijo Su Ming Yeh, director ejecutivo del Proyecto de Ley Institucional de Pensilvania, que representa a las personas en prisión, a la Estrella-Capital.

Varios estados han adoptado políticas similares de vacunación que requieren pruebas sin vacunación en los últimos días, incluyendo a Oregón y Nueva Jersey.

Otros, como California y Washington, ordenaron que los trabajadores de la salud sean vacunados, con pocas excepciones. Aquellos que no vacunan podrían enfrentar sanciones que incluyen el despido.

El mes pasado, más de 50 grupos médicos, incluyendo a la Asociación Médica Estadounidense y varias asociaciones de enfermería, firmaron una carta respaldando la vacunación obligatoria para los trabajadores de la salud “para su propia salud y para proteger a sus colegas, familias, residentes de centros de atención a largo plazo y pacientes.”

“Si bien reconocemos que algunos trabajadores no pueden ser vacunados debido a razones médicas identificadas y deben ser exentos de un mandato, constituyen una pequeña minoría de todos los trabajadores”, dijo la carta.

Más incentivos para la vacunación podrían estar en camino, agregó Wolf. Como parte del presupuesto, Wolf tiene $370 millones de dinero de estímulo federal para gastar a su discreción.

Sugirió el martes que él y los Demócratas legislativos estaban considerando usar esos dólares para darle a los vacunados de Pensilvania $100 cada uno, como el presidente Joe Biden había sugerido el mes pasado.

Our stories may be republished online or in print under Creative Commons license CC BY-NC-ND 4.0. We ask that you edit only for style or to shorten, provide proper attribution and link to our web site. Please see our republishing guidelines for use of photos and graphics.

Stephen Caruso
Stephen Caruso

Stephen Caruso is the Capital-Star's House reporter. He previously covered Pennsylvania state government for The PLS Reporter. You can reach him at 845-891-4306.

MORE FROM AUTHOR