Lecciones del asalto al Capitolio, un año después | Opinion

By: - January 9, 2022 6:30 am

WASHINGTON, DC – JANUARY 06: A pro-Trump mob breaks into the U.S. Capitol on January 06, 2021 in Washington, DC. Congress held a joint session today to ratify President-elect Joe Biden’s 306-232 Electoral College win over President Donald Trump. A group of Republican senators said they would reject the Electoral College votes of several states unless Congress appointed a commission to audit the election results. (Photo by Win McNamee/Getty Images)

Por Laila Martín García

En un par de meses, un oficial de inmigración me hará varias preguntas para demostrar mi lealtad a los Estados Unidos y determinar mi elegibilidad para la ciudadanía estadounidense.

Mientras reflexiono sobre las razones por las que quiero convertirme en ciudadana estadounidense, no puedo dejar de pensar en el 6 de enero y las personas que realizaron el ataque al Capitolio de los Estados Unidos, quienes dicen ser patriotas pero representan una amenaza a la razón por la que valoro más la ciudadanía: votar.

El esfuerzo de los partidarios de Trump para detener la transferencia pacífica del poder es uno de los muchos ataques recientes a la democracia de este país y se basa en una “Gran Mentira” que continúa erosionando intencionalmente nuestras instituciones y sistema electoral más importantes.

El problema con el que debemos luchar ahora es que la “Gran Mentira” que alimentó la insurrección, junto con el resentimiento racial y la política de agravios, ya no es solo un movimiento marginal; es el tema central de la organización de uno de nuestros dos principales partidos políticos.

Legisladores y candidatos republicanos en todo el país, que van desde puestos federales hasta juntas escolares locales, han llevado a la mayoría de sus partidarios a abrazar un cóctel tóxico de teorías de conspiración, discurso en código y engaños sobre el cambiante panorama político, cultural y socioeconómico.

Pennsylvania Republicans are planning a redistricting redo in time for the 2024 election | Opinion

Un eco de los medios conservadores profundamente arraigados, generalizados y bien financiados es la advertencia de que nuestras batallas políticas actuales no son solo luchas políticas, sino una guerra existencial, que servirá como una receta peligrosa para otra repetición potencialmente peor que la del 6 de enero.

A los valores estadounidenses de diversidad e inclusión que me han animado a perseguir la ciudadanía, el Partido Republicano sigue intensificando su falsa retórica y construyendo una infraestructura que pisotea los derechos de voto, especialmente para las comunidades de color, los jóvenes y los trabajadores.

Al comenzar un nuevo año, ahora es un buen momento para reflexionar sobre algunas de las cosas que hemos aprendido en 2021:

  • Hemos aprendido que nuestra democracia es extremadamente frágil y que las barreras que protegen nuestras instituciones se han descarrilado deliberadamente.
  • Hemos aprendido que nuestras instituciones más críticas, apenas pudieron resistir. Desde entonces, esas instituciones se han visto erosionadas aún más por 33 nuevas leyes republicanas que restringen el acceso al voto en las elecciones en 19 estados.
  • Hemos aprendido que Pensilvania no es inmune a los ataques antidemocráticos. Mientras las familias de Pensilvania están lidiando con necesidades insatisfechas debido a las dificultades e interrupciones de COVID, la legislatura controlada por los republicanos en Harrisburg ha estado enfocando su tiempo en  luchar para mantener su propio poder en lugar de luchara por las familias de nuestro estado.

Jan. 6 succeeded. Here’s what’s next | Quentin Young

El ataque a nuestra democracia es real y defenderlo nos llevará a todos y todas en Pensilvania y en todo el país. Debemos oponernos a la “Gran Mentira” y proteger los derechos de voto expandiendo y transformando el electorado en lugares como Harrisburg, McKeesport o Norristown.

Debemos unirnos decididamente para hacer que los representantes electos y los funcionarios públicos sean responsables de salvaguardar, no de alterar los derechos de voto. Esa es la razón por la que quiero convertirme en ciudadana estadounidense y por eso me uní al New Pennsylvania Project, el Nuevo Proyecto de Pensilvania.

Laila Martín García es la directora de organización del New Pennsylvania Project.

Our stories may be republished online or in print under Creative Commons license CC BY-NC-ND 4.0. We ask that you edit only for style or to shorten, provide proper attribution and link to our web site. Please see our republishing guidelines for use of photos and graphics.