La administración de Wolf se centró en coordinar la ayuda federal para el COVID-19, no en un mandato a nivel estatal

By: - January 13, 2022 6:30 am

Gov. Tom Wolf wears a mask during a briefing at the Pennsylvania Emergency Management headquarters in Harrisburg. Source: Commonwealth Media Services.

A medida que los casos de la nueva variante omicrónica altamente transmisible y las hospitalizaciones continúan aumentando, la administración de Wolf, con sus  poderes de emergencia limitados, no está considerando ningún mandato estatal de enmascaramiento o vacunación.

Confían en que los residentes de Pensilvania hagan lo correcto, dijo la secretaria de Salud estatal en funciones, Keara Klinepeter, a los periodistas durante una conferencia de prensa el martes en Harrisburg, enfatizando la importancia de vacunarse y de recibir el refuerzo, hacerse pruebas y enmascararse en público.

Cuando la pandemia de COVID-19 comenzó hace casi dos años, el gobernador Tom Wolf, Demócrata, promulgó un mandato de cierre y enmascaramiento a nivel estatal para ayudar a mitigar la propagación del coronavirus. Desde entonces, sus poderes de respuesta a emergencias se han reducido, luego de un cambio constitucional aprobado por los votantes que limita las declaraciones de desastre del gobernador a 21 días y otorga autoridad de extensión a la Legislatura.

“Siempre hemos tenido la opinión de que los residentes de Pensilvania harán lo correcto”, dijo. “Creo que ciertamente las autoridades constitucionales que tienen el gobernador y el secretario de salud son diferentes en este momento, y ciertamente hemos escuchado la perspectiva de la gente de que les gustaría poder tomar decisiones locales. Y, entonces, eso es en lo que realmente nos apoyamos, es en que las personas en lugares locales de autoridad tomen buenas decisiones de salud pública.”

Los datos estatales muestran que casi el 75 por ciento de los residentes de Pensilvania están vacunados contra el COVID-19. Y mientras la administración de Wolf espera ver cómo se pronuncia la Corte Suprema de los Estados Unidos en el caso contra el mandato de vacunación del presidente Joe Biden, particularmente para los trabajadores de la salud, Klinepeter dijo que los funcionarios estatales “no están considerando más mandatos de vacunación en este momento.”

La administración de Biden aprobó recientemente una solicitud de Wolf de alivio adicional para las instalaciones médicas de Pensilvania más afectadas por el aumento de casos y hospitalizaciones. Dos “equipos  relámpago” ya están desplegados en Wellspan York y el Hospital Regional de Scranton y ayudaron a poner a disposición unas 30 camas.

Pero esos recursos “definitivamente no son suficientes” para lidiar con las hospitalizaciones existentes, dijo Klinepeter.

El Departamento de Salud del Estado espera que Pensilvania vea un pico de hospitalizaciones a principios de febrero, citando un retraso de dos semanas entre los casos y las hospitalizaciones. Se espera que los recursos adicionales, incluidos los cuatro centros de apoyo regionales previstos, estén operando el próximo mes, utilizando la infraestructura de la atención médica existente.

“Todavía estamos seleccionando en  dónde serán esos sitios”, dijo Klinepeter. “Es probable que tomemos esa determinación hacia el final de esta semana en base a los datos de esta semana de hospitalizaciones y recuentos de casos en todo el estado.”

Our stories may be republished online or in print under Creative Commons license CC BY-NC-ND 4.0. We ask that you edit only for style or to shorten, provide proper attribution and link to our web site. Please see our republishing guidelines for use of photos and graphics.

Marley Parish
Marley Parish

A Pennsylvania native, Marley Parish covers the Senate for the Capital-Star. She previously reported on government, education and community issues for the Centre Daily Times and has a background in writing, editing and design. A graduate of Allegheny College, Marley served as editor of the campus newspaper, where she also covered everything from student government to college sports.

MORE FROM AUTHOR