El Mes Nacional de la Salud de las Minorías arroja luz sobre las evidentes brechas en la equidad en la salud

By: - April 25, 2022 6:30 am

George Fernandez, founder and CEO of the advocacy organization Latino Connection, speaks during a news conference on Monday, 4/12/21. (Screen Capture)

Por George Fernández 

Parece que cada mes, incluso todos los días, puede reconocer alguna nueva causa o iniciativa que luche por la atención pública y, además, por la acción pública. Abril no es la excepción. Una búsqueda rápida en Google nos dice que es el Mes del Servicio Comunitario, el Mes de la Tierra e incluso el Mes Nacional del Humor.

Con tantas observaciones luchando por nuestra atención, es difícil cortar el ruido y arrojar luz a un foco adecuado sobre los graves problemas que están devastando nuestras comunidades, particularmente aquí en Pensilvania. La equidad en la salud está en la parte superior de estos ejemplos, sin embargo, muchos no son conscientes de que abril es el Mes Nacional de la Salud de las Minorías (NMHM), y mucho menos por qué es importante y qué se debe hacer aquí en nuestras comunidades.

Según los CDC (According to the CDC), el Mes Nacional de la Salud de las Minorías (NMHM) se observa cada abril para subrayar la importancia de mejorar los resultados de salud para los grupos minoritarios raciales y étnicos. La importancia de abordar la brecha en la equidad en la salud de las minorías está en su punto más alto desde el inicio de COVID-19. La pandemia ha afectado a los grupos minoritarios raciales y étnicos, y a las personas que viven en áreas rurales al causar enfermedades y muertes más graves que en otros grupos debido a los bajos ingresos, la discriminación y la falta de acceso a la atención médica.

Y no olvidemos las desigualdades sistémicas sociales y de salud de larga data que han puesto a muchas personas de grupos minoritarios raciales y étnicos en mayor riesgo de contraer COVID-19 o experimentar una enfermedad grave, independientemente de la edad. Más personas de algunos grupos minoritarios raciales y étnicos trabajan en entornos de trabajo esenciales, como centros de salud, granjas, fábricas, tiendas de comestibles, transporte público y otros trabajos relacionados con los servicios que otros grupos de personas. Algunas personas que trabajan en estos entornos tienen más posibilidades de estar expuestas al COVID-19.

¿Por qué debería importar esto, particularmente en Pensilvania? Los latinos son la población étnica de más rápido crecimiento en el Territorio Autónomo. Según los datos del censo de los Estados Unidos, la población latina creció un 82.6 por ciento entre 2000 y 2010 y también es el subgrupo de más rápido crecimiento en todo el país. Con más de un cuarto de millón de latinos llamando hogar a Pensilvania, la equidad en la salud para los grupos minoritarios debe elevarse a nuestra preocupación más apremiante.

Más que simplemente tomar conciencia u “observar” el problema, ¡necesitamos arremangarnos y tomar medidas! La amenaza del COVID-19 no va a desaparecer. En cambio, debemos adaptarnos a esta nueva realidad apoyando a nuestras comunidades minoritarias de manera tangible y proactiva.

Pensilvania enfrenta importantes brechas en la equidad en la salud exasperada por la pandemia. Durante meses, los hospitales no hicieron cirugías electivas, la atención preventiva se colocó en un segundo plano y los problemas de salud mental pasaron de una quemadura lenta a hervir rápidamente con consecuencias nefastas que se han extendido más de lo que podríamos haber imaginado.

Con abril destacando la mejora de la salud de las minorías, debemos usar esto como una alarma de que debemos volver a ponernos en marcha y hacer que la equidad en salud de las minorías sea la máxima prioridad.

Encargo a nuestra comunidad médica, a los líderes gubernamentales y a cada individuo que analicen críticamente dónde tienen influencia para marcar la diferencia. Es decir, debemos centrarnos en volver a la atención preventiva para abordar el cáncer, la diabetes, el VIH y el sida, el tabaco y el abuso de sustancias, los problemas cardiovasculares y mucho más. Y, además, debemos garantizar que la atención preventiva sea gratuita y de fácil acceso para nuestra población minoritaria.

La salud de las minorías nos afecta a cada uno de nosotros. Cuando las personas que conforman la columna vertebral de nuestra comunidad no están bien, Pensilvania no está bien.

La vitalidad de nuestra economía, fuerza laboral, educación, cultura y mucho más depende de la salud y el bienestar de nuestra comunidad latina. Antes de que abril, y el Mes Nacional de la Salud de las Minorías (NMHM) llegue a su fin, tengo la esperanza de que esto sea solo el comienzo de la conversación y que todos den un paso adelante para hacer su parte para garantizar una equidad saludable para todos en Pensilvania.

###

George Fernández es el fundador y CEO de Latino Connection, un líder nacional en educación comunitaria, alcance de salud y programación de bienestar enfocada en llegar a comunidades de bajos ingresos y sin seguro.

Our stories may be republished online or in print under Creative Commons license CC BY-NC-ND 4.0. We ask that you edit only for style or to shorten, provide proper attribution and link to our web site. Please see our republishing guidelines for use of photos and graphics.