los apropiadores estatales se embarcan