Vivo en Filadelfia. Mi familia y mis raíces están en Puerto Rico. Ya pasó mucho tiempo para la estadidad | Opinión

    The Puerto Rican Capitol building in San Juan, Puerto Rico (Photo © jiawangkun – Stock.Adobe.com)

    Por Angel Cruz

    Por más de 120 años, Puerto Rico ha sido un territorio de los Estados Unidos. Durante 103 de esos años, los puertorriqueños han sido ciudadanos estadounidenses.

    Aunque separados del continente, todos los días los puertorriqueños viajan libremente de ida y vuelta y pueden votar en las elecciones primarias. Además, más de 100,000 puertorriqueños han servido en el ejército de los Estados Unidos.

    Si visita las ciudades más grandes de Puerto Rico como San Juan o Ponce, es probable que encuentre un McDonald’s o Burger King o Popeye’s Chicken.

    Aunque los puertorriqueños son orgullosos de su herencia y ferozmente protectores de lo suyo, se puede encontrar un aspecto estadounidense en la cultura española y caribeña de Puerto Rico. Por supuesto, no se llama la “Isla del Encanto” por nada. Sin embargo, ahí es donde terminan muchas de las similitudes entre el continente y la isla.

    Soy un filadelfiano de primera generación. Mis padres vinieron a Filadelfia desde Puerto Rico y por eso mantengo a la isla cerca de mi corazón. Intento visitar la isla con la mayor frecuencia posible, y me comunico regularmente con familiares y amigos que viven ahí.

    Cuando el huracán Irma azotó la isla, causando varias muertes y un daño estimado de $ 1 mil millones, ayudé a fundar Unidos Pa ‘Puerto Rico con miembros de la comunidad para recaudar fondos y recolectar suministros para apoyar a los puertorriqueños.

    Aunque significativo, el huracán Irma no se compara con el huracán María, que llegó solo unas semanas después y realmente devastó la isla dejando casi 3,000 muertos y $ 90 mil millones en daños. El huracán María destruyó toda la red eléctrica, arrasó miles de hogares y causó daños a largo plazo a la agricultura y el turismo puertorriqueño.

    Después del huracán María, la respuesta del gobierno federal me dejó conmocionado, frustrado y decepcionado. Me entristeció ver a tantos puertorriqueños atrapados sin comida, agua o electricidad.

    Me animó el trabajo de los voluntarios y la generosidad de los donantes: en los primeros ocho meses después de la tragedia, Unidos PA’PR recaudó más de $ 400,000 y adoptó a más de 2,000 familias en la isla. Pudimos distribuir miles de dólares en recursos para apoyar a las empresas y organizaciones locales. Pero, a pesar de todos nuestros esfuerzos, la respuesta federal simplemente no estaba allí.

    Hasta este día, Puerto Rico continúa luchando por su recuperación a través de varios esfuerzos. En realidad, el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano tardó hasta hace dos semanas en liberar los fondos de recuperación tras desastres luego de retenerlos durante varios meses.

    Aunque los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses y pueden votar en las primarias presidenciales, su influencia sobre la política nacional termina allí.

    Los ciudadanos de Puerto Rico no tienen poder de voto en el Congreso, lo que significa que no participan en decisiones importantes que los afectan como ciudadanos estadounidenses, incluyendo la apropiación de fondos federales.

    El representante puertorriqueño en la Cámara de Representantes de Estados Unidos no es más que una figura decorativa: un “comisionado residente no votante de Puerto Rico”. Incluso cuando se trata de asuntos legislativos que conciernen específicamente a Puerto Rico, sus ciudadanos no tienen voz.

    Los puertorriqueños eligen a su propio Gobernador, Asamblea y Senado, todos los poderes del gobierno que están completamente separados del Congreso de los Estados Unidos y que no son supervisados ​​por ninguna rama del gobierno federal.

    Si las cosas continúan en este camino actual, es poco probable que las cosas mejoren para Puerto Rico. Debido a que los puertorriqueños no tienen voz en la elección del presidente y no tienen representación en el Congreso, muchas veces Puerto Rico termina con las migajas. Es lo que sucedió después del huracán María.

    Creo que, dado todo esto, ya es hora de que la estadidad de Puerto Rico sea formalizada. Es hora de dejar que la gente de Puerto Rico levante su voz y que se escuche sobre si desean convertirse en un estado o una Commonwealth, y el mismo proceso arrojar su estatus de territorio.

    En el 2017, solo el 23 por ciento de los residentes salieron a votar en un referéndum sobre el asunto: el 97 por ciento de esas boletas fueron emitidas para la estadidad, aunque las elecciones fueron criticadas por ser arregladas.

    Creo que es hora de que los puertorriqueños celebren otra votación, una votación justa, y dejen que se escuchen los deseos de la mayoría. Si los ciudadanos votan por la estadidad, debemos apoyarlos.

    Aplaudo a Michael Bloomberg porque recientemente lanzó un plan para la reconstrucción de Puerto Rico y la inversión a largo plazo en la isla.

    Yo sé que, dado su experiencia como alcalde de Nueva York, Bloomberg tiene el plan correcto para hacerlo. Fuera de Puerto Rico, solo hay una ciudad con una población puertorriqueña más grande que Filadelfia, y esa es la ciudad de Nueva York. Mike Bloomberg apoya la estadidad plena para Puerto Rico.

    Tiene un plan para realizar una auditoría de las finanzas de Puerto Rico y también desarrollar un plan para aliviar la carga de la deuda del gobierno.

    Bloomberg sabe la importancia de las redes de seguridad social como el Medicaid, el crédito por ingreso del trabajo, y el seguro social, y proporcionará esos mismos beneficios a los puertorriqueños.

    Sin embargo, quizás lo más importante es que Bloomberg tiene un plan para reconstruir la infraestructura de Puerto Rico, invertir en su crecimiento a largo plazo, y proteger a la isla de los devastadores impactos del cambio climático a través de esfuerzos de energía limpia y mucho más.

    Decenas de miles de puertorriqueños se vieron obligados a evacuar la isla después de los impactos devastadores de los huracanes Irma y María. Se fueron sin pertenencias personales y muchos se fueron con poco o nada de dinero en sus bolsillos.

    Vinieron a Nueva York, Filadelfia, Miami y muchas otras ciudades y los recibimos con los brazos abiertos. Pero creo que es hora de que hagamos las inversiones necesarias en Puerto Rico para llevarlos de vuelta a sus hogares y reunirlos con sus familiares.

    Me preocupa que estemos en peligro de perder Puerto Rico para siempre si abandonamos a la Isla del Encanto. No puedo soportar la idea de que eso suceda. Los puertorriqueños ya han perdido demasiado, y debemos hacer todo lo posible para garantizar la supervivencia a largo plazo de nuestro amado Puerto Rico.

    El representante estatal Angel Cruz, un demócrata, representa al distrito 180 de la Cámara de Representantes con sede en Filadelfia. Escribe desde Harrisburg.