¿Salvado por la campana? La confusión de una llamada telefónica escabulla el voto de la junta estatal sobre la escuela subvencionada de Reading

    The Charter Appeals Board. February 25, 2020 (Capital-Star photo by Elizabeth Hardison).

    Una escuela subvencionada basada en las artes ha batallado por años para abrir sus puertas en Reading, amanecerá y verá otro día,a pesar de las  preocupaciones del alto funcionario de educación de Pensilvania dice que no puede garantizar contratos transparentes o completar “los componentes más rudimentarios” de una solicitud de una escuela subvencionada. 

    La Escuela Secundaria subvencionada de Berks de Artes Escénicas y Visuales, que espera abrir en el Distrito Escolar de Reading este otoño, pidió a la Junta de Apelaciones Escolares estatal de escuelas subvencionadas el martes que revocara su negación del 2018 por parte de la Junta Escolar de Reading, que encontró fallas en casi todos los aspectos de la aplicación de la escuela. 

    La junta de apelaciones se movió para negar la solicitud después de más de una hora de debate en la sede del Departamento de Educación en el centro de Harrisburg. 

    Pero la votación fracasó porque dos miembros ya no respondían a la conferencia telefónica que estaban utilizando para asistir a la reunión. 

    No está claro si, cuándo o por qué el miembro de la junta Scott Miller y el vicepresidente Lee Ann Munger abandonaron por completo la reunión. Pero ninguno de los dos respondió cuando el secretario de la junta hizo una votación nominal, o cuando el abogado de la junta trató de confirmar su asistencia durante un receso de cinco minutos.

     Incluso con otros tres miembros votando para denegar la apelación, y un miembro se abstuvo, la junta no tuvo el quórum necesario para que la acción se mantuviera. 

    El abogado de la escuela subvencionada , Brian Leinhauser, dijo que el caos “teóricamente podría” permitir que su cliente presente una nueva apelación, si la junta perdió su quórum durante los argumentos orales.

    Por ahora, el caso se presenta hasta la próxima reunión de la junta, programada para el 14 de abril en Harrisburg.

    La Junta de Apelaciones Escolares Charter de Pensilvania, compuesta por seis miembros designados y el Secretario de Educación estatal Pedro Rivera, puede anular las decisiones de los miembros de la junta escolar elegidos localmente para negar o no renovar una solicitud de escuela subvencionada. 

    Se le pidió a la junta que evaluara la escuela de artes escénicas de Berks después de que la Junta Escolar de Reading votara unánimemente para rechazarla en el 2018. 

    Los miembros de la junta dijeron que la escuela subvencionada no tenía una demostración suficiente de apoyo comunitario o prueba de que podría mantener su inscripción, de acuerdo con un memorando de 67-páginas que explica la negación. 

    Un abogado del distrito también dijo el martes que su plan de estudios basado en las artes y los planes para los estudiantes del idioma Inglés eran “muy inadecuada.” 

    La escuela Berks Charter está siendo encabezada por Thomas Lubben, un consultor que ha fundado otras cuatro escuelas charter en Pensilvania, dijo Leinhauser el martes. 

    Lubben no está programado para asumir ningún cargo de liderazgo o puestos en la junta si la escuela abre sus puertas, pero una versión de su solicitud de escuela subvencionada enumeró a su empresa de consultoría, TLC Arts, como el receptor de un contrato de $ 48,000 para servicios de consultoría.

    Esa transacción propuesta le dio a Rivera una pausa el martes. El secretario de educación le pidió a Lubben y a su abogado que aclararan qué servicios Lubben proporcionaría a la escuela, y si podía o no recibir contratos financiados por los contribuyentes si abría sus puertas.

    La ley de Pensilvania requiere que los solicitantes de escuelas subvencionadas divulguen cualquier contrato que tengan la intención de firmar con compañías de administración privadas, lo que ayuda a las escuelas financiadas con fondos públicos a ejecutar sus operaciones diarias. 

    Pero Leinhauser dijo que la disposición no se aplicaba a Lubben, ya que su empresa de consultoría “no administra ninguna escuela subvencionada.”

    Leinhauser agregó que su cliente no podía revelar todos sus posibles intereses comerciales, ya que no podía anticipar todos los servicios que podría proporcionar a la escuela.

    “No puedo decir que Lubben no tenga nada que ver con nuestra escuela en el futuro”, dijo Leinhauser, argumentando que su junta independiente tiene la autoridad exclusiva para contratar vendedores.

    Esas distinciones no influyeron en Rivera, quien dijo que cualquier potencial para que Lubben se beneficie de una escuela que fundó debería estar a la vista del público antes de que esa escuela abra sus puertas. 

    “No quiero [estar] en una posición en la que acabas de crearte un trabajo a espaldas de los contribuyentes del Distrito Escolar de Reading,” dijo Rivera al fundador de la escuela subvencionada.

    Rivera también se mostró en desacuerdo con el fracaso de la escuela para enmendar aspectos de su aplicación que la Junta Escolar de Reading criticó. Entre ellos había una disposición en los estatutos de la junta que permitía a sus miembros reunirse fuera de Pensilvania, potencialmente en violación de las leyes de reuniones abiertas del estado. 

    Después de estar en desacuerdo con la política de inscripción de la escuela, que no proponía usar una lotería para inscribir a los estudiantes de una lista de espera, como es común entre la mayoría de las escuelas públicas subvencionadas en Pensilvania, dijo Rivera que se sintió obligado a “expresar preocupaciones sobre algunos de los aspectos más rudimentarios” de la solicitud de Lubben.

    “Abrir una escuela pública subvencionada en Pensilvania es un gran problema,” dijo Rivera. “Servir a los estudiantes en cualquier distrito es un gran problema … esperamos que cualquier persona que quiera abrir una escuela subvencionada en Pensilvania al menos cumpla con las obligaciones mínimas como profesional para completar todos los aspectos de la aplicación.”

    What’s holding up appointments on this powerful state education board?