Pronosticando una ola de desalojos, los Demócratas de la Cámara le piden a Wolf que extienda una moratoria hasta finales del año

    (Photo via The Philadelphia Tribune)

    Los legisladores Demócratas de todo Pensilvania le han pedido al gobernador Tom Wolf que dé a los inquilinos otros cinco meses sin enfrentar la amenaza de desalojo.

    La carta, escrita por Elizabeth Fiedler, una progresista de Filadelfia, y firmada por 43 de sus colegas de la Cámara, fue enviada a Wolf el lunes.

    Le insta a Wolf que extienda su moratoria inspirada por el COVID-19 sobre el desalojo y la ejecución hipotecaria hasta diciembre 31, 2020. Está programado para expirar el viernes 10 de julio.

    “Durante meses, hemos alentado a las personas a quedarse en casa lo más posible,” dice la carta, adquirida por Estrella- Capital. “Nuestros constituyentes necesitan y merecen tener ese techo sobre su cabeza.”

    Wolf inicialmente promulgó la orden a principios de mayo para proteger a los inquilinos del desalojo por falta de pago. Antes de eso, los desalojos habían sido pospuestos por la emergencia judicial de la Corte Suprema del estado, ya que millones fueron expulsados del trabajo debido a la pandemia.

    Pero la orden de Wolf terminará el viernes, amenazando a miles de personas sin hogar en todo el estado. Preocupaciones similares se están desarrollando en todo el país.

    Según el Laboratorio de Desalojo de Princeton, que rastrea los desalojos en ciudades seleccionadas, los desalojos en Pittsburgh cayeron de más de 1.000 al mes en enero y febrero a cero en abril, el apogeo de la pandemia.

    Hubo un ligero aumento el mes pasado, ya que la orden de Wolf permitió que viejos desalojos sobre, por ejemplo, daños a la propiedad, comenzaran de nuevo. El rastreador registró 56 tales procedimientos en Pittsburgh en junio.

    En total, el proyecto cuenta con 3.4 millones de inquilinos en la Mancomunidad.

    “Sin más acciones y medidas de apoyo, Pensilvania podría ver un aumento de desalojos poco después de que caduquen las órdenes actuales,” afirma.

    El gobierno estatal ha hecho algunos movimientos para ayudar a los inquilinos. El mes pasado, la Asamblea General aprobó el gasto de $ 2.6 mil millones, o dos tercios, de los $ 3.9 mil millones de Pensilvania en dólares federales del estímulo del COVID-19. 

    De eso, $ 150 millones se reservaron para ayudar a las personas que luchan por pagar la renta; $ 25 millones se reservaron para los propietarios de viviendas que necesitan hacer pagos de hipoteca.

    La autoridad de financiamiento de vivienda del estado solo comenzó a aceptar solicitudes para el dinero federal el lunes, según WESA-FM en Pittsburgh.

    Las solicitudes están abiertas hasta el 30 de septiembre. Los solicitantes elegibles deben demostrar que han perdido al menos el 30 por ciento de sus ingresos habituales.

    La ayuda de alquiler supera los $ 4,500 durante seis meses, de marzo a diciembre, o $ 750 al mes. Según los datos del censo de los Estados Unidos, el valor medio del alquiler mensual en Pensilvania es de $ 915.

    En su carta, Fiedler y sus compañeros Demócratas argumentaron que una extensión le daría a los residentes de Pensilvania “el tiempo para solicitar programas de ayuda financiera, planificar, ganar y ahorrar dinero,” así como tiempo para que los legisladores desarrollen un plan para satisfacer “la inmensa necesidad de propietarios e inquilinos en todo nuestro estado.”

    Los legisladores Demócratas ya han propuesto protecciones de inquilinos, como la prohibición de cargos atrasados, en medio de la pandemia.

    La administración de Wolf todavía está revisando si  debe renovar la orden, según un portavoz.