Los legisladores Republicanos acusan a la adminstración de Wolf de tratar de arreglar los resultados de la pregunta electoral que limita los poderes de emergencia de los gobernadores

    (Capital-Star photo by Sarah Anne Hughes)

    Los legisladores Republicanos que controlan a la Asamblea General de Pensilvania están reflexionando sobre la legislación para restringir el papel del Poder Ejecutivo en la Reforma de la constitución del Estado, dijo el martes un alto líder Republicano.

    El proyecto de ley que el Presidente Pro Tempore del Senado Jake Corman, R-Centre, describió en una conferencia de prensa marcaría otro intento de la Legislatura controlada por los Republicanos de frenar los poderes del Poder Ejecutivo con políticas que durarían más que el actual gobernador Demócrata Tom Wolf y su administración.

    Se produce cuando las legislaturas estatales en todo el país se mueven para restringir la Autoridad unilateral de los gobernadores, que han ejercido poderes extraordinarios para responder a la pandemia de COVID-19 durante el último año.

    Esas tensiones entre los funcionarios del Poder Legislativo y ejecutivo se han desbordado en Pensilvania. Los legisladores Republicanos ahora están criticando a la administración de Wolf por el lenguaje que escribió para una pregunta de la boleta electoral que se presentará ante los votantes en las primarias de Mayo.

    Los líderes Republicanos dicen que la serie de tres preguntas son “perjudiciales” y ” claramente sesgadas para hacer que los votantes voten ‘no’ ” a una reforma constitucional propuesta que les daría una mayor participación en las respuestas del estado a los desastres.

    “Su manera de saltar a esto fue escribir [este] lenguaje”, dijo Corman, refiriéndose al Poder Ejecutivo del estado. “Por lo tanto, ahora estamos buscando una legislación para eliminarlos de ese proceso.”

    La serie de tres preguntas, que fueron redactadas por funcionarios del Poder Ejecutivo para describir una propuesta escrita por legisladores Republicanos, pregunta si la Constitución de Pensilvania debe reformarse para darle a los legisladores una voz en la renovación de las declaraciones de desastres que aumentan los poderes del gobernador.

    La Asamblea General ha aprobado la reforma propuesta dos veces en una serie de votaciones cercanas a la línea partidaria en el último año. Dicen que es un control necesario de los poderes ejecutivos de Wolf, que ha utilizado para cerrar bares y restaurantes y limitar los desalojos durante la pandemia de COVID-19.

    Los legisladores Republicanos han dicho durante mucho tiempo que la respuesta pandémica de Wolf diezmó  a las pequeñas empresas y los empleos en toda la Mancomunidad. Han tratado de reabrir negocios y ponerle fin a la declaración de desastre a través de la legislación, que Wolf vetó.

    Posicionaron la reforma como una forma de realizar una carrera final alrededor del gobernador, ya que los cambios propuestos a la Constitución no requieren  de su firma para comparecer ante los votantes.