Los defensores lanzan una huelga de hambre para obligar a Wolf a liberar a los reclusos para frenar la propagación del COVID

    (Photo via The Philadelphia Tribune)

    ( *Actualizado a las 3:25 p.m. en el 6/2/20 para incluir el comentario del Dep. De Correcciones)

    Una coalición de organizaciones ha lanzado una huelga de hambre para obligar al gobernador Tom Wolf a liberar a las personas encarceladas para ayudar a frenar la propagación del COVID-19 en las cárceles de Pensilvania.

    En una carta del 28 de mayo, Free People Strike le pidió a Wolf que liberara a 1.800 personas elegibles para ser liberadas bajo una orden de indulto del 10 de abril que Wolf firmó para ayudar al Departamento de Correcciones a calificar a las personas para el traslado o el confinamiento en el hogar en medio de brotes de COVID-19 en prisiones.

    La organización no ha escuchado una respuesta de la oficina de Wolf desde que envió la carta. 

    *La Estrella- Capital contactó a la oficina de Wolf para un comentario y recibió una declaración del Departamento de Correcciones del estado diciendo que el departamento está al tanto de la carta que le fue enviada al gobernador.

    El organizador de Free People Strike Jackson Kusiak dijo que él y otros dos organizadores no han comido en cinco días. Más de 20 personas se unieron a la huelga el lunes como muestra de solidaridad.

    Kusiak dijo que “el gobernador ha guardado silencio” y que su grupo ha estado llamando y enviando un correo electrónico a su oficina todos los días.

    Veinticinco organizaciones en el estado apoyan la huelga de hambre, incluyendo la Coalición de Derechos Humanos en  donde Kusiak realiza un trabajo de defensa de la reforma de la justicia penal.

    “Si está dispuesto a reunirse con nosotros para hablar sobre cómo va a liberar a las personas para que no tengan que morir en la cárcel, hablaremos con él,” dijo Kusiak. “La policía y las cárceles muestran indiferencia hacia los negros que mueren en la cárcel y el gobernador sigue guardando silencio.”

    La carta también pidió una expansión de la orden de indulto para incluir a las personas encarceladas por un delito de tráfico de drogas, personas que cumplieron al menos el 75 por ciento de su sentencia mínima, personas mayores de 60 años que complieron al menos el 50 por ciento de su sentencia mínima, los médicamente vulnerables independientemente del tipo de ofensa y personas encarceladas por técnicamente haber violado la libertad condicional.

    Aquí hay otras demandas descritas en la carta a Wolf:

    • Que amplíe la orden de indulto para suspender las sentencias por nuevas violaciones técnicas de libertad condicional o libertad condicional en un esfuerzo por permitir que las instalaciones distancien de manera segura a las personas entre sí;
    • Que firme tres solicitudes de conmutación recomendadas por la Junta de Pardons de Pensilvania para personas que sirven cadena perpetua sin libertad condicional;
    • Que vea que las personas liberadas reciban acceso a vivienda, alimentos y atención médica, incluyendo el tratamiento para aquellos que dieron positivo por COVID-19;
    • El gobernador y el Secretario de Correcciones deben garantizar la prevención, las pruebas y la atención médica para aquellos que permanecen encarcelados;
    • Que emita una Orden de Salida de Emergencia en el Centro Residencial del Condado de Berks, una instalación de ICE (por sus siglas en inglés= Ejecución de Inmigración y Aduana) en Filadelfia, para liberar a todas las familias a un pariente o patrocinador.

    Ha habido 141 liberaciones de indulto hasta el momento, según el Departamento de Correcciones de Pensilvania. El DOC (por sus siglas en inglés= Departamento de Correcciones) implementó una cuarentena de presos en todo el estado el 29 de marzo, donde el Secretario de Correcciones John Wetzel lo describió como “distanciamiento social forzado” en un comunicado. Hay 25 prisiones estatales y más de 44,000 reclusos. Las prisiones del condado no son operadas por el DOC y no están sujetas a este mandato de cuarentena.

    El Departamento de Correcciones comenzó un proceso de reapertura de la prisión estatal el 26 de mayo utilizando una estrategia de cinco fases.

    En una declaración del 22 de mayo, Wetzel dijo que a medida que los condados pasan a rojo, amarillo y verde en el plan de la reapertura estatal de Wolf, las cárceles en esos condados aumentarán gradualmente el número de reclusos permitidos a la vez y los programas se alejarán cautelosamente de las actividades basadas en celdas.

    Las demandas fueron adaptadas de las cartas escritas esta primavera por ACLU-PA( por sus siglas en inglés = El Sindicato de Libertad Cívica Americana de Pensilvania) , Amistad Law Project, el Abolitionist Law Center, ACT UP Philly, Inside Justice y una carta del 2016 de la Coalición de Inmigración y Ciudadanía de Pensilvania.