La legislatura está lista para terminar un septiembre problemático sin resolver sus dos mayores problemas

    (Capital-Star photo by Sarah Anne Hughes)

    Cuando los legisladores del estado de Pensilvania regresaron a Harrisburg del descanso del verano a principios de septiembre, se encontraron con una serie de advertencias sombrías.

    Los defensores de la vivienda asequible pronostican una ola de desalojos este invierno si los legisladores no modificaron un programa de asistencia para la vivienda, que apenas había desembolsado algunos de sus fondos menos de un mes antes de que expirara.

    Los funcionarios electorales del condado, mientras tanto, hicieron un llamamiento a los legisladores para modificar el código electoral del estado. Advirtieron que miles de votantes podrían ser privados de sus derechos y los resultados de las elecciones retrasarse, si el estado no adopta nuevas reglas para contar las boletas por correo.

    Pero la Asamblea General está a punto de terminar el mes sin ofrecer soluciones decisivas a ninguno de los dos problemas.

    El Senado estatal dejó Harrisburg el martes sin aprobar la legislación para reformar un programa de asistencia de alquiler e hipoteca en todo el estado, que fue diseñado para canalizar fondos federales de ayuda a inquilinos y propietarios que se quedaron atrás en los pagos de vivienda durante la pandemia  COVID-19.

    La cámara superior no está programada para regresar a Harrisburg hasta el 5 de octubre – casi una semana después de que el programa expira en el 30 de Sept. 

    Financiado con $ 150 millones en dinero federal de la Ley CARES, el esfuerzo de asistencia para la vivienda ha estado plagado de problemas desde que el gobernador Tom Wolf lo promulgó en junio.

    Los defensores de la vivienda le dijeron al Comité Senatorial de Vivienda y Asuntos Urbanos en una audiencia del 9 de  septiembre que había gastado apenas el 3 por ciento de su presupuesto en los dos meses transcurridos desde que entró en vigor.

    Le instaron a la Legislatura para aumentar el subsidio para la asistencia, extender la fecha límite de solicitud y agilizar el proceso de solicitud para obtener efectivo para más inquilinos.

    Un comité de la Cámara de Representantes del Estado aprobó unánimemente un proyecto de ley la semana pasada que contenía muchos de esos cambios. Pero los legisladores de la Cámara de Representantes no actuaron lo suficientemente rápido como para enviar la legislación al Senado para sus últimos días de sesión en septiembre.

    El presidente del Comité de Asignaciones del Senado, Pat Browne, R-Lehigh, dijo a Estrella-Capital el martes que el Senado estaba cerca de aprobar su propio remedio.

    Dijo que había un compromiso bipartidista de gastar los $ 150 millones en su propósito previsto. Sin embargo, los legisladores se vieron detenidos por un “desacuerdo fundamental” sobre la cantidad de ayuda que debería de proporcionarle a los inquilinos individuales.

    “La intención de esto era la asistencia de alquiler, no el perdón de alquiler,” dijo Browne. “Estamos llegando allí … es algo en cual estamos tratando de trabajar.”

    Browne dijo que cualquier fondo no gastado en el presupuesto del programa se dividirá entre los condados de Pensilvania, serán asignados bajo las pautas que rigen las subvenciones de bloque comunitarias federales.

    Esas reglas le permitirían a los condados usar el dinero para la asistencia de vivienda, dijo Browne. Pero también tendrían discreción para usar los fondos para otros fines, por lo que preferiría resolver los programas en la legislatura.

    La Asamblea General también se estancó este mes en proyectos de ley que cambian el código electoral del estado, a pesar de escuchar a los funcionarios locales tan recientemente como el lunes que los problemas no resueltos con las boletas por correo podrían retrasar los resultados de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

    Wolf había dicho este mes que vetaría las propuestas que surgieron de la Cámara de Representantes y el Senado, que le brindan a los votantes menos tiempo para solicitar boletas por correo y los condados más tiempo para procesarlas antes del Día de las Elecciones.

    Los legisladores Republicanos estaban negociando detalles de un paquete de reforma electoral con la oficina de Wolf tan recientemente como la semana pasada.

     Pero Jenn Kocher, una portavoz de la reunión electoral Republicana del Senado, dijo que esas conversaciones se volvieron “discutibles” por un reciente fallo de la Corte Suprema del estado, que le ordenó a los condados a contar las boletas por correo que recibieron hasta el 6 noviembre. 

    ¿Qué ímpetu tendría el gobernador para negociar con nosotros ahora que tiene lo que quiere? Dijo Kocher el martes, el mismo día que los legisladores Republicanos se movieron para apelar el fallo.

    Sin embargo, esa decisión de la Corte Suprema no resolvió una preocupación clave entre los funcionarios electorales: el hecho de que los resultados del Día de las Elecciones podrían retrasarse a menos que la legislatura les otorgue más tiempo para preparar las boletas por correo para contar antes del 3 de noviembre. 

    Kocher dijo que el Senado todavía tiene tiempo para reformar el código electoral del estado el próximo mes.

    Los legisladores Demócratas dijeron que los cambios de última hora en el código electoral no pondrían en peligro los resultados de las elecciones del 3 de noviembre, pero podría invitar a la confusión de los votantes – especialmente porque los condados ya están enviando boletas por correo.

    “Creo que es extremadamente irresponsable estar en la tercera semana de septiembre y no haber despejado el aire,” dijo el Sen. Art Haywood, D-Philadelphia “Lo que ha creado es una cantidad enorme de confusión … las reglas pueden no aclararse hasta mediados de octubre, cuando la votación ya ha comenzado.”