Encuesta: los votantes de Pa. se dividen en las líneas del partido cuando se trata de usar mascarillas

    Gov. Tom Wolf wears a mask during a briefing at the Pennsylvania Emergency Management headquarters in Harrisburg. Source: Commonwealth Media Services.

    Casi uno de cada tres votantes de Pensilvania dice que el COVID-19 es el mayor problema que enfrenta el estado y teme enfermarse mucho y posiblemente morir si contraen la enfermedad, resultados de una reciente encuesta estatal muestran.

    Pero la encuesta de Franklin & Marshall College en Lancaster encontró que los Demócratas son más propensos que los Republicanos a conocer a alguien que ha sido diagnosticado con el COVID-19 y cambiar sus comportamientos para limitar su propagación en sus comunidades.

    Los últimos hallazgos de la encuesta se basan en los resultados de las entrevistas con 667 votantes registrados en Pensilvania, realizadas entre el 20 y el 26 de julio.

    El grupo de encuestados incluía a 324 Demócratas, 271 Republicanos y 72 independientes, y los resultados se ponderaron para tener en cuenta su edad, género, nivel educativo, ubicación y registro del partido.

    La encuesta encontró que el COVID-19 es el tema principal en la mente de los residentes de Pensilvania en un año que también ha visto protestas históricas contra la brutalidad policíaca y una elección presidencial muy disputada.

    El treinta y dos por ciento de los encuestados dijeron que el COVID-19 es el problema más importante que enfrenta el estado. Otros temas apremiantes identificados por los votantes incluyen al gobierno y los políticos (13 por ciento de los encuestados), el desempleo y las finanzas personales (7 por ciento), la educación y las escuelas (6 por ciento) y los impuestos (5 por ciento.)

    La encuesta también encontró que los votantes apoyan ampliamente el uso de mascarillas para reducir el riesgo de la propagación del COVID-19, aunque los votantes son más reacios a quedarse en casa para lograr el mismo objetivo.

    Dos tercios de los encuestados, 64 por ciento, dijeron que es “extremadamente importante” usar una mascarillas cuando salen de la casa.

    Solo el 43 por ciento dice lo mismo sobre quedarse en casa, excepto por actividades esenciales, como hacer ejercicio o comprar comestibles, una medida preventiva que los funcionarios estatales destacaron en los primeros días de la pandemia, incluso después de que el gobernador Tom Wolf levantara la orden estatal de quedarse en casa que emitió en marzo.

    Sin embargo, esas actitudes varían significativamente en las líneas de raza, clase y partido.

    Mientras que el 88 por ciento de los liberales autoidentificados y el 84 por ciento de los moderados dijeron que el uso de máscaras es extremadamente importante fuera del hogar, solo el 42 por ciento de los Republicanos estuvo de acuerdo.

    Más Demócratas (27%) que Republicanos (17%) o Independientes (19%) también informan tener un amigo cercano o familiar que padeció la enfermedad.

    Mientras tanto, los votantes de bajos ingresos también eran más propensos que los ricos a enfatizar la importancia del uso de máscaras, limitar las actividades fuera del hogar y limitar el contacto cercano con personas que no viven con usted.

    Los votantes no blancos también calificaron la importancia de quedarse en casa y limitar las interacciones sociales como más importantes que los votantes blancos, aunque los dos grupos tenían actitudes estadísticamente idénticas hacia el uso de mascarillas.

    La mayoría de los votantes, el 65 por ciento, cree que es poco probable que contraigan el COVID-19 en los próximos tres meses. Sin embargo, los encuestados calificaron sus riesgos como graves, con una pluralidad del 29 por ciento diciendo que contraer la enfermedad los enfermaría mucho y posiblemente los mataría.

    La encuesta de Franklin & Marshall tiene un margen de error de más o menos 5.5 puntos porcentuales.

    Este artículo fue traducido por Bella Altman.