El presupuesto de Pa. del 2020 podría ser de hasta $1.8M millones menos debido a los cierres de negocios por el COVID-19

    WikiMedia Commons

    Pensilvania podría perder hasta $4 mil millones en ingresos fiscales durante los próximos 15 meses debido a los cierres económicos relacionados con el coronavirus, según estimaciones publicadas por una agencia estatal.

    La Oficina Fiscal Independiente, que analiza los presupuestos y las políticas de Pensilvania, estima que las arcas estatales estarán entre $2.7 y $3.9 mil millones por debajo de las expectativas a medida que las empresas cierren y los trabajadores pierden empleos para luchar contra la propagación del COVID-19.

    Entre $1.3 y $1.8 mil millones de ese impacto podrían afectar antes de que el estado cierre sus libros en el año fiscal del 2019-20 el 30 de junio, proyectó la IFO.

    El número más bajo se basa en el cierre de negocios que dura seis semanas, hasta el 27 de abril. El número más alto es una estimación si los cierres de negocios duran 10 semanas, hasta el 20 de mayo.

    Pa. tax revenues were down in March, as officials brace for bigger future hit from COVID-19 

    El gobernador Tom Wolf, quien ordenó que todas las empresas que no son de soporte vital cerraran el 19 de marzo, extendió su orden de cierre hasta al menos el 30 de abril. Un estudio de la Universidad de Washington estima que el brote del coronavirus de Pensilvania alcanzará su punto máximo el 13 de abril.

    Las proyecciones de la IFO ( por sus siglas en inglés= Oficina Independiente Fiscal) no tienen en cuenta el dinero de estímulo federal, que podría agregar entre $ 400 millones a $500 millones al tesoro del estado.

    La IFO (por sus siglas en inglés = Oficina Independiente Fiscal)proyecta que 1.1 millones de trabajadores se verán afectados por el cierre de negocios.

    Pero otras proyecciones dicen que es la mitad del impacto potencial, mientras que 1.2 millones de residentes de Pensilvania ya han solicitado beneficios de desempleo, según datos estatales.

    Los observadores del Capitolio han señalado que las repercusiones fiscales del COVID-19 probablemente harán que el presupuesto estatal de este año sea una negociación más difícil de lo habitual.

    Esto se produjo después de que los fuertes números de ingresos condujeran a dos presupuestos estatales puntuales en el 2018 y el 2019, con poca fricción entre Wolf y los Republicanos legislativos.

    Pero la navegación del presupuesto sin problemas es un fenómeno nuevo para Wolf, quien se enfrentó a estancamientos fiscales prolongados en sus primeros años en el cargo.

    La propuesta del presupuesto del 2020 de Wolf, lanzada a principios de febrero, exigía $36 mil millones en gastos, un aumento de $1.4 mil millones. En ese momento, los Republicanos ya estaban escépticos.

    La administración aún no ha dicho si tiene la intención de volver atrás y ajustar su plan de gastos.

    “Los cáculos para el año en curso  se han derrumbado,” dijo Wolf en una conferencia de prensa en un video del 6 de abril.

    Añadió que estaba trabajando con la Legislatura para adaptarse a “unas circunstancias muy modificadas.”

    El estado tiene reservas fiscales limitadas, por un total de solo $340 millones desde el verano pasado. Eso es aproximadamente el medio por ciento de la propuesta del presupuesto del 2020 de Wolf.

    La IFO (por sus siglas en inglés = Oficina Independiente Fiscal) publicará nuevos cálculos a mediados de mayo.