El condado de Erie cambiará ´a la fase verde´ el viernes, incluso cuando los casos y las muertes del COVID-19 continúan aumentando

    The Erie, Pa. skyline (Capital-Star photo by Hannah McDonald)

    ERIE, Pa. – El condado de Erie finalmente ha adelantado para pasar a la fase menos restrictiva del plan del gobernador Tom Wolf para volver a abrir Pensilvania.

    El anuncio se produjo a fines de la semana pasada que el condado noroeste se movería a la fase verde el 26 de junio. Los representantes del estado Ryan Bizzaro, Robert Merski y Patrick Harkins, todos los Demócratas de Erie, dijeron el viernes que esta es “la mejor noticia posible.”

    “Para decir que este ha sido un período difícil para Erie es un eufemismo,” dijo Bizzarro en un comunicado. “Es difícil recordar un momento en que la resistencia y la paciencia de nuestra comunidad fueron probadas más severamente o durante tanto tiempo.”

    Erie, que fue uno de los primeros en ser movido fuera de la fase roja, ha estado estancado en amarillo durante casi dos meses. Hasta el mediodía del lunes, el condado tenía 535 casos confirmados y 12 muertes confirmadas.

    La decisión de mover el condado de Erie a amarillo el 8 de mayo  fue en relación al número de casos bajos que el condado mantuvo durante los primeros dos meses del cierre pandémico. Pero a medida que el número de casos se disparó a finales de mayo y en junio, Wolf insistió en que Erie permaneciera amarillo por más tiempo que los condados circundantes, incluyendo los más poblados como el condado de Allegheny.

    Cuando Erie comenzó a reabrir el 8 de mayo, solamente hubo 114 casos confirmados de COVID-19 en el condado, que es el hogar de casi 300,000 personas. Sin embargo, después de la reapertura, el número de infecciones aumentó dramáticamente, más del triple a principios de junio. El 8 de junio, el condado de Erie tuvo 370 casos confirmados.

    A pesar del aumento en los casos, los legisladores del noroeste exigieron que el condado junto al lago se trasladara a la fase verde, “por el bien de nuestras pequeñas empresas y la economía local,” dijo Bizzaro el 3 de junio.

    En ese momento, Wolf y el Departamento de Salud (DOH por sus siglas en inglés) no movieron  a Erie a la siguiente fase de reapertura ya que había preocupación de un posible brote.

    “Necesitamos contenerlo antes de que podamos seguir adelante,” dijo Wolf y agregó que se enviarían trazadores de contactos adicionales a Erie para tratar de comprender y calmar el creciente número de casos.

    Aún así, los legisladores presionaron para una reapertura. Ahora esperan el viernes, cuando el condado hará la transición al verde.

    “Luchamos durante semanas para mover a Erie a verde,” dijo Merski en un comunicado.

    “La pandemia y los cierres relacionados paralizaron a nuestra economía, fue una enorme carga para los dueños de negocios y las familias trabajadoras y dejaron a muchos en nuestra comunidad sintiéndose aislados,” dijo Merski. “Entrar en la fase verde ayudará a cambiar todo eso al levantar la mayoría de las restricciones.”

    “A medida que damos los siguientes pasos adelante, es fundamental recordar que el virus todavía está muy vigente”, dijo Harkins el viernes. “La buena noticia es que sabemos cómo controlar su propagación, usando máscarillas, practicando el distanciamiento social y siguiendo las directivas de salud y debemos seguir adelante. Si bajamos la guardia, le damos al virus una posición para resurgir y nuestra comunidad ha luchado demasiado para permitir que eso suceda.”

    La corresponsal Hannah McDonald cubre Erie y el noroeste de Pensilvania para la Capital-Star. Síguela en Twitter @HannahMcD0nald.