‘Debería darnos verguënza’ dice el secretario de Comercio e Industria de Pensilvania tocante el salario mínimo estancado

    The House hears testimony from Dept. of Labor & Industry Sec. Gerard Olesiak at Wednesday's Appropriations hearing (Capital-Star photo by Cassie Miller).

    Embarazoso.

    Esa es la única palabra que el Secretario de Comercio e Industria de Pennsylvania, Gerard Oleksiak, y su principal diputado usaron el miércoles para describir el salario mínimo de Pensilvania, que ha estado atascado en $7.25 por hora durante más de una década.

    Los dos funcionarios de la administración de Wolf presentaron un aumento salarial durante la audiencia presupuestaria anual de la agencia ante el Comité de Asignaciones de la Cámara. Le dijeron al comité controlado por los Republicanos que la falta de movimiento de la Legislatura sobre el tema ha sido “frustrante.”

    El Departamento de Trabajo e Industria está gastando actualmente un poco más de $ 80 millones, según los datos de la administración de ‘Wolf.

    Después de dar un paso adelante  el otoño pasado, con un voto del Senado estatal sobre un proyecto de ley de compromiso que aumenta el salario a $ 9.50 por hora, el impulso para un aumento salarial se paralizó y se estancó en la Cámara. A principios de este año, el gobernador Tom Wolf declaró estancado el proyecto de ley de compromiso y renovó su esfuerzo para aumentar el salario a $ 15 por hora, con aumentos futuros vinculados a la inflación.

    Wolf renews call for $15/hr. minimum wage. GOP isn’t interested

    En la audiencia, la representante estatal Patty Kim, D-Dauphin, dijo: “Pensilvania continúa retrasándose cada año,” citando estados como Alaska, Alabama, Montana, Missouri y Dakota del Sur, que tienen un salario mínimo más alto que Pensivania, para mostrar cuán lejos está detrás de la Mancomunidad en comparación con otros estados sobre el tema.

    Oleksiak dijo que cree que ejercer presión sobre los legisladores y las empresas que no apoyan a un aumento de  salario mínimo ayudaría a estimular el progreso en el asunto.

    “Cuéntanos por qué está bien tener un salario mínimo de $ 7.25,” dijo Oleksiak al comité, “cuando sabemos que aumentarlo a $12 beneficiaría a 2 millones de residentes de Pensilvania.”

    El representante Doyle Heffley, R-Carbon, dijo que en su distrito hay muchos trabajos que pagan más del mínimo, pero agregó que las empresas de la zona tienen dificultades para mantener a los empleados en esos puestos.

    Durante su testimonio, Oleksiak destacó la diferencia para el Comité de Asignaciones de la Cámara entre el salario mínimo y un salario digno.

    Citando la calculadora de salarios dignos del Instituto de Tecnología de Massachusetts, Oleksiak dijo que en algunas partes del estado, los residentes de Pensilvania necesitarían un salario digno de $20 por hora para sobrevivir.

    Oleksiak dijo que ha escuchado a empresas de todo el estado que compartieron su apoyo a un aumento del salario mínimo, diciendo que aumentaría la satisfacción y la retención de los empleados.

    Cassie Miller
    A native Pennsylvanian, Cassie Miller worked for various publications across the Midstate before joining the team at the Pennsylvania Capital-Star. In her previous roles, she has covered everything from local sports to the financial services industry. Miller has an extensive background in magazine writing, editing and design. She is a graduate of Penn State University where she served as the campus newspaper’s photo editor. She is currently pursuing her master’s degree in professional journalism at the University of Nebraska-Lincoln. In addition to her role at the Capital-Star, Miller enjoys working on her independent zines, Dead Air and Infrared.