Activistas de inmigración piden a Wolf que libere a los detenidos del centro de ICE en el condado de Berks

    (Garen M./Flickr)

    Activistas de inmigración están pidiendo a la administración de Wolf que ordene la liberación de las familias emigrantes, incluyendo a los niños que están alojados en un centro de detención de ICE (Por sus siglas en inglés= Ejecución de aduana e inmigración) en el condado de Berks, diciendo que los residentes corren un alto riesgo de contraer el COVID-19.

    “La epidemia del COVID-19 inevitablemente resultará en una crisis de derechos humanos en Berks y otras cárceles de Pensilvania a menos que la Mancomunidad tome medidas decisivas para liberar a las personas,” dijeron en un comunicado los defensores, que incluyen a Shut Down Berks Coalition y Tsuru for Solidarity, el miércoles.

    Durante un virtual rueda de prensa, los activistas, unidos por un Rep. estatal de Pensilvania Chris Rabb, D-Filadelfia y la Concejal de la Ciudad de Filadelfia Helen Gym, reiteró sobre los peligros  de salud y seguridad que enfrentan los emigrantes detenidos en el centro en Leesport, Pa., fuera de Reading.

    “Me siento obligado a hablar aunque esto es 75 millas fuera de mi jurisdicción,” dijo, Rabb. “Este tema de la inmigración no está conectado solamente a una comunidad. La Legislatura se hace la sorda sobre este problema, es un silencio bipartidista.

    Solamente Wolf tiene el poder de liberar a esos emigrantes, dijo Rabb, y agregó que¨ una pandemia ha provocado lo que debería de haberse hecho hace años.”

    Durante el fin de semana, un juez de Distrito de EEUU en Los Ángeles dio orden a los funcionarios del gobierno federal para que liberaran a alrededor de 4.000 niños y niñas migrantes en su cuidado,  informó KQED News.

    Un juez federal en Harrisburg también falló a favor de liberar a 10 personas detenidas por autoridades federales de inmigración en tres centros de detención en Pensilvania. La rama estatal de ACLU (por sus siglas en inglés = El sindicato de libertades Civiles  Americanas)demandó, argumentando que estaban en riesgo de contraer el COVID-19 debido a su edad o condiciones médicas o ambos.

    Los defensores de la inmigración han estado presionando a Wolf durante años para que cierre el centro de 96 camas, que es propiedad del condado de Berks, y arrendado por el Servicio de Inmigración y Aduanas de los EEUU. Es uno de los únicos tres centros de este tipo a nivel nacional donde los emigrantes y solicitantes de asilo, incluyendo a los niños, están detenidos, mientras que su estatus migratorio es adjudicado en el sistema judicial federal.

    “Wolf tiene la oportunidad de ejercer su autoridad para cerrar este sistema inhumano y ayudar a las personas que no muestran ninguna amenaza para los Estados Unidos”, dijo Helen Gym, concejal de la ciudad de Filadelfia. “Una pandemia mundial muestra que ICE no está equipado para manejar esta situación”

    La administración ha dicho que ha estado tratando de que el Condado de Berks termine su contrato de arrendamiento con el gobierno federal y que, hasta la fecha, una orden de expulsión de emergencia no ha sido aplicable. El condado también ha rechazado esas súplicas. El condado de Berks recoge alrededor de $1.3 millones al año del centro, proporcionando empleos a 59 empleados del condado, informó WITF-FM el otoño pasado.

     En un comunicado, Ali Fogarty, portavoz del Departamento de Servicios Humanos del estado, dijo que la posición de la administración sigue siendo “que el gobierno federal debe cesar las operaciones de esta instalación. Ya hemos declarado que la administración  de Wolf no puede cerrar unilateralmente esta instalación sin una amenaza inmediata para la salud y la seguridad y si el departamento emitió una orden de expulsión de emergencia, las familias detenidas permanecerían bajo custodia federal.

    ”Todas las instalaciones con licencia del DHS( Departamento de Seguridad de la Patria) han sido instruidas para seguir de cerca las recomendaciones del CDC( por sus siglas en inglés = Centro de Control de Enfermedades) y el DOH( por sus siglas en inglés = El Departamento de Salubridad) para mitigar la propagación del COVID-19. Le recomendamos que se comunique con el Condado de Berks y el gobierno federal con respecto a las operaciones y los esfuerzos de mitigación en esta instalación, ” dijo Fogarty.

    El gobernador Wolf, no permita que los padres y los niños pasen otra Navidad en el centro de detención de ICE en el condado de Berks | Opinion

     Hiro Nishikawa y Satsuki Ina, quienes aparecieron en nombre de Tsuru for Solidarity, una red de defensores de la justicia social japonés-estadounidense, señalaron sus propias experiencias en los campos de internamiento estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial.

    Nishikawa dijo que estaba detenido en un campo de internamiento de cuatro a siete años. Sufría de varicela y otras enfermedades.

    “El campamento condujo a problemas e inquietudes que están incrustados en mi cabeza,” dijo. “Mis padres también sufrieron PTSD (Por sus siglas en inglés = Síndrome del Trastorno Post Traumatico)”

    Ina, quien dijo que también sufría de varicela mientras estaba bajo custodia cuando era niña, dijo que le preocupaba el efecto a largo plazo de la custodia en los niños y las familias en el centro del condado de Berks.

    “Cuando pienso en estos niños, no creo que sea justo y pienso en cómo se verán afectados y angustiados durante años,” dijo, y agregó que, “Cuando estábamos desapareciendo de nuestros hogares y encarcelados, no hubo protestas ni líderes. No queremos que la historia se repita.”

    La corresponsal Michala Butler, de Harrisburg, es una estudiante de segundo año de comunicaciones en la Universidad de Temple.