A pesar del progreso, Pa. todavía tiene trabajo por hacer para limpiar la Bahía de Chesapeake

    Lawmakers and aides on the Senate Environmental Resources and Energy Committee meet at the Pennsylvania Farm Show on Wednesday, Jan. 8.

    Cuando los conservacionistas y los agricultores se reunieron en el Pennsylvania Farm Show en Harrisburg el miércoles, tuvieron buenas y malas noticias para un comité de legisladores estatales que encabezan la legislación ambiental.

    ¿Las buenas noticias? El estado de Keystone ha hecho grandes avances para reducir los contaminantes agrícolas que envía a la Bahía de Chesapeake, un estuario en Maryland y Virginia que obtiene la mitad de su agua dulce del río Susquehanna.

    Pero la creciente contaminación del desarrollo de la tierra, junto con la escasez del apoyo estatal para los agricultores que necesitan controlar la escorrentía, han dejado a Pensilvania muy por detrás de sus vecinos en un esfuerzo acordado por el gobierno federal para limpiar la Bahía.

    “El dinero compra el progreso”, dijo Ann Swanson, directora ejecutiva de la Comisión de la Bahía de Chesapeake, un cuerpo legislativo cuyos miembros incluyen Pensilvania, Maryland y Virginia.

    Swanson fue uno de los expertos que se presentó en una audiencia del Comité Ambiental y de Recursos del Senado en el Pennsylvania Farm Show el miércoles, donde los legisladores recibieron una sesión informativa sobre los esfuerzos de limpieza de la Bahía de Chesapeake del estado.

    Pensilvania es uno de los seis estados, más el Distrito de Columbia, que firmó un acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental en 2014, con el objetivo de reparar la Bahía de Chesapeake para el 2025.

    Pensilvania, Maryland y Virginia son los más afectados por los esfuerzos de limpieza. De los tres, Pensilvania ha realizado el progreso más lento en la reducción de la contaminación.

    Pensilvania tiene un sector agrícola más grande que sus vecinos, lo que significa que representa una mayor proporción de la contaminación de la bahía.

    Pero como señaló Swanson el miércoles, Virginia y Maryland también han creado nuevas fuentes de ingresos para apoyar los esfuerzos de limpieza de la Bahía de Chesapeake, dijo Swanson.

    Pennsylvania is ‘broken’ link in Chesapeake Bay cleanup effort, report says

    Virginia financia sus proyectos con tarifas en alquiler de automóviles, y Maryland aplica una tarifa anual en viviendas conectadas a sistemas sépticos.

    Pensilvania, por otro lado, “no tiene esas herramientas,” dijo Swanson.

    Ella recomendó que Pensilvania siga las pistas de los otros estados para recaudar los $ 324 millones de dólares que necesita para implementar su plan de mejoramiento de agua para el 2025.

    Pero el senador estatal Gene Yaw, Republicano de Lycoming, que preside el Comité de Recursos Ambientales y Energía de su cámara, dijo que recaudar  tanto dinero a través de nuevas tarifas o impuestos “no va a suceder.”

    Incluso si el estado generó más de $ 300 millones en nuevos impuestos y tarifas para el 2025, “No sé si tendríamos los medios para gastarlo.”

    Maryland Gov. Hogan moves to sue Pa. for ‘falling short’ in Chesapeake clean-up

    Agregó Yaw, quien también es presidente de la Comisión de la Bahía de Chesapeake, la asamblea legislativa tri-estatal que incluye a legisladores de Virginia y Maryland.

    “Las posibilidades de que cumplamos con los [objetivos] sugeridos para 2025 no son probables,” dijo Yaw después de la audiencia del comité el miércoles.

    Yaw sabe que eso podría poner en peligro la posición de Pensilvania ante la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. Firmante del plan de recuperación de agua que entró en Pensilvania en 2014.

    Pero dijo que no está claro qué podría hacer el gobierno federal si el estado ignora los objetivos de 2025, que están diseñados para estabilizar los niveles de nutrientes de la Bahía y garantizar la viabilidad a largo plazo de sus ecosistemas.

    Como consecuencia, la Agencia Federal de Protección Ambiental podría retener subvenciones u otros fondos del estado. Se retuvo temporalmente fondos del estado dos veces antes, según el Bay Journal, una fuente de noticias dedicada al Chesapeake.

    Yaw cree que es más probable que Pennsylvania reciba un tirón de orejas.

    Comparó la situación con el retraso de Pensilvania en el despliegue del acta de cédulas Auténticas (Real ID act), una forma mejorada de identificación que se hizo obligatoria por un cambio a la ley federal del 2005.

    Pensilvania, junto con más de una docena de otros estados, inicialmente se negó a cumplir con la Ley Federal de Identificación Real. El estado recibió una extensión e implementó Cédula Auteńtica (Real ID) el año pasado.

    Si supera sus objetivos de la Bahía de Chesapeake, “nadie sabe lo que hará la EPA”, dijo Yaw.

    “Solo necesitamos tiempo y dinero”

    Yaw, cuyo distrito toca la frontera de Nueva York, dijo que puede ser difícil convencer a los residentes de Pensilvania en los confines del estado para que se preocupen por la bahía de Chesapeake.

    Pero una prioridad que él dice que todos los legisladores pueden apoyar es reforzar la calidad del agua y el flujo.

    “Si tenemos agua limpia, no tenemos que preocuparnos por la Bahía,” dijo Yaw. Luego agregó, “solo necesitamos tiempo y dinero.”

    Los Republicanos legislativos generalmente se opusieron a las políticas, como un nuevo impuesto al gas de esquisto, que aumentaría los ingresos de los proyectos estatales.

    Pero un trío de proyectos de ley que se están abriendo camino a través de la Asamblea General podría ayudar a los agricultores a reducir la escorrentía de contaminación y también asignar dinero para proyectos de agua, dijo Yaw.

    Entre esos proyectos de ley hay una medida que Yaw patrocinó para poner $ 20 millones de dólares en un Fondo dedicado para el mejoramiento del agua.

    El estado usaría ese dinero para “comprar” reducciones de nitrógeno de licitadores privados que pueden demostrar al Departamento de Protección Ambiental que han reducido la contaminación.

    La propuesta cumpliría la recomendación de Swanson de que Pennsylvania cree un fondo dedicado para proyectos de mejoría del agua.

    Pero incluso si se promulga este año, el nuevo fondo gastaría solo $ 100 millones para el 2025, solo un tercio de lo que se requiere para financiar completamente el plan de mejora del agua del estado.

    Yaw dijo que no apoyaría nuevas multas y tarifas como las aplicadas en Maryland y Virginia. Pero según Swanson, esas políticas pueden ser muy útiles para restaurar la salud del agua.

    “Cuando tienes un estado rico en agua, necesitas ser buenos administradores,” dijo Swanson. “Pero eso requiere dinero.”